NOTAS DE MANDALAS

Un mandala autóctono: EL kultrún

Para los Mapuches, Dios eligió el kultrún y lo puso en manos de la MACHI (chamana), desde entonces es sagrado. Su vientre resonador tiene el perfume y las voces misteriosas de las maderas con que se lo talla: foye (canelo) el triwe (laurel), el ciprés o el raulí. Para que no se escapen esas voces los artesanos ajustan con fuerza sobre la boca redonda el parche de cuero pelado.
Es el instrumento chamánico por exelencia, quienes han visto el ritual de su nacimiento, dicen que antes de tensar la membrana del kultrún, la machi introduce su canto y con él, parte de su alma. Entonces lo carga con propiedades mágicas o curativas.
Los mapuches aseguran que cuando la machi toma el kultrún tiene el mundo en sus manos: ya que tiene forma semi esférica, y los dibujos que lo ornamentan forman una cruz griega. El cículo como forma geométrica y la circularidad como idea representan la forma más acabada de la concepción de la totalidad. La cruz representa la cuaternidad, cuatro puntos cardinales, cada uno asociado a un órgano , a un color , a un elemento ( aire, agua, tierra , fuego).

DIBUJO DE LA MEMBRANA DEL KULTRÚN MAPUCHE:

 

Un mandala autóctono: EL kultrún

Volver al índice de notas